domingo, abril 25, 2021

Emprendimiento al salir del aula



España no destaca por ser un país de muchos emprendedores, aunque cada año que pasa parece que está más de moda emprender, especialmente entre los jóvenes. Según los datos recogidos en el ‘Indicador Ceaje de Emprendimiento’ elaborado por la Confederación Española de Asociaciones de Jóvenes Empresarios (Ceaje), ocho de cada diez jóvenes empresarios consideran que en España no existe un ecosistema favorable para la creación de empresas. Además, el 78,2% de las personas que han emprendido reconocen que esta opción no se encuentra en estos momentos bien valorada por la sociedad.


Pero los tiempos están cambiado y las nuevas generaciones no se ven atados a un trabajo de por vida. Tampoco quieren saber de horarios fijos ni estar siempre sentados en la mesa de la oficina. Crear su propio destino profesional está ya más presente en la mente de los adolescentes. Aunque una cosa es pensarlo y otra llevarlo a la práctica. Como recuerda Ainhoa Zamora, directora del grado Leinn (Liderazgo Emprendedor e Innovación) en Teamlabs, campus de innovación y emprendimiento, «ideas hay muchas, y la diferencia entre una idea y un proyecto es ponerle una fecha». Y para poner fecha, la edad no es un impedimento, como lo demuestran la historia de jóvenes que montaron sus empresas siendo menores de edad.


No es lo más habitual, sin duda, pero hay casos muy inspiradores entre los jóvenes con ideas muy claras y muchas ganas de hacer algo distinto por sí mismos. Sus perfiles son muy diferentes y muchos de ellos no provienen de familias emprendedoras. Al contrario, ha sido una apuesta personal suya, a veces sintiéndose algo incomprendidos por la familia y amigos.
«Los jóvenes emprendedores quieren hacer algo diferente, son muy activos e inquietos. Buscan además soluciones a retos sociales y vemos sobre todo la generación Z que busca hacer las cosas con propósito. Buscan soluciones emprendedoras», afirma la docente.


Cuando se comienza en el mundo del emprendimiento también se comienza un periodo de aprendizaje que nunca acaba. Y es importante tener en cuenta algunas consideraciones. Además de poner la fecha para hacer realidad una idea, «es clave el empoderamiento, la confianza en uno mismo. Deben creer en sus ideas, pero también ser humildes», indica Ainhoa Zamora. Otro punto importante es «que aprendan con otros, busquen un equipo. Cuando son jóvenes es habitual que piensen que les van a robar la idea, pero necesitan tener un equipo para desarrollar el proyecto», añade. Y otro de los aspectos fundamentales es el de «pasárselo bien con lo que hacen». Eso sí, sin olvidar que emprender «es duro».


Gran parte de estos jóvenes empiezan encontrando sus propios recursos online. Hay quien opta por estudiar una licenciatura que encaje con los proyectos que está desarrollando y otros siguen su formación por libre. En el caso del grado Leinn, «esto no va de teoría, aplicamos todo en casos reales y es el propio equipo el que les exige», añade.
Tienen mucha vida por delante, pero a la vez tienen prisa por poner en marcha sus ideas. Y generalmente los ingresos que generan los invierten para seguir mejorando sus proyectos además de recurrir al ‘crowdfunding’.


Al mes que viene Sergio Conejo cumplirá los 18 años y una de las primeras cosas que hará es darse de alta de autónomos y poner a su nombre las distintas empresas que ha creado. Este joven es un apasionado por la tecnología y los negocios y con doce años puso nombre a una comunidad de videojuegos, DeoxGames. «Al principio todos te ven como el raro, el friqi, porque pasaba muchas horas encerrado con el ordenador, pero me servía para evadirme de los problemas en clase, nunca se me han dado bien los estudios», confiesa Sergio. Dos años después creó Sewdo Studios, una agencia digital y en el 2019 empezó con Worksible, un marketplace de servicios profesionales. A pesar de su juventud Sergio tiene las ideas muy claras y siente que ha madurado mucho desde que comenzó su carrera como emprendedor. «Soy líder, no jefe, y todo el equipo disfruta con lo que hace. He ido aprendiendo de los problemas, porque siempre hay gente que te copia o critica», reflexiona.


No se ha sentido cómodo con los estudios (está en 2º Bachillerato) pero consigue lo que se propone cuando se trata de aprender a través de tutoriales, ya sea para programar un videojuego o crear una página web. «En este momento no me planteo seguir estudiando solo para tener el título, a través de cursos online se aprende mucho. Pero soy joven y tengo mucho tiempo por delante». En las próximas semanas sabrá si su proyecto ha sido elegido por la Lanzadera, la aceleradora de Juan Roig, lo que supondría pasar ocho meses en Valencia, una idea que le atrae mucho. «Me serviría para seguir formándome y ganar impulso», afirma, aunque va por buen camino, esperando cerrar este año con una facturación que ronda los 400.000 euros.


Para distraerse de las muchas horas que pasa programando, Sergio se monta en la moto y hace distintas rutas. También se cuida, yendo al gimnasio y saliendo a correr para mantenerse en forma, cuerpo y mente, al menos cuatro días por semana.  Fuente : ABC

Una recopilación de simulación de proyectos de empresas realizados por alumnos de 2º Bachillerato en la asignatura de Fundamentos de Administración y Gestión durante una serie de años se puede encontrar en la web crearempresas.com (Ejemplos proyectos)

TE PUEDE INTERESAR:

Empresa en el aula . Libro del alumno

- Aprende los principios de cómo emprender desde cero. 



viernes, abril 09, 2021

La productividad en la empresa

crearempresas.com crearempresas.com[/caption]

La productividad de la empresa es uno de los factores clave de cualquier negocio, y al que muchas veces no se le presta la atención necesaria. Cualquier empresa, no importa su tamaño o su cometido, tiene como objetivo principal producir lo máximo y mejor posible. Esforzarse por lograr la máxima eficiencia y eficacia en cada uno de los procesos llevados a cabo en la empresa debería ser una prioridad absoluta.

La productividad empresarial es un indicador crucial, pero muchas veces se pasa por alto. Debería medirse de forma objetiva y rigurosa, y todas las empresas deberían ser capaces de saber exactamente cómo es su productividad, en qué se basa esta y en qué fallan. Es un indicador igual de importante (o más) que el rendimiento económico de la compañía. 

La productividad es la relación entre el resultado de una actividad productiva y los medios que han sido necesarios para obtener dicha producción. En el campo empresarial podríamos definir la productividad de la empresa  como el resultado de las acciones que se deben llevar a término para conseguir los objetivos de la empresa y un buen ambiente laboral, teniendo en cuenta la relación entre los recursos que se invierten para alcanzar los objetivos y los resultados de los mismos. La productividad es la solución empresarial con más relevancia para obtener ganancias y crecimiento.

Para lograr una buena productividad empresarial es imprescindible una buena gestión empresarial, la cual engloba un conjunto de técnicas que se aplican al conjunto de una empresa. El objetivo de dicha gestión es mejorar la productividad, sostenibilidad y competitividad, garantizando viabilidad de la empresa.

Ejemplos resueltos sobre productividad de la empresa explicados en video (Inma Lucia):

TE RECOMENDAMOS:

martes, marzo 30, 2021

20 ideas de negocio que puedes iniciar con poco dinero



Desde la revista "Entrepreneur" nos indican una relación de ideas de negocio que puedes iniciar con poco dinero y muchas desde casa. Indicamos aquí las 20 primeras de las 75 que proponen:

1. Hacer Chatbots

Los chatbots son lo de hoy y estamos en un punto en el que todas las empresas necesitan uno. Los chatbots se han convertido en una gran oportunidad para que las empresas interactuen con sus clientes, recaben información y mejoren sus esfuerzos de marketing y servicio al cliente. Puedes empezar a crear chatbots rápidamente sin necesidad de programar.  Lo único que necesitas es:

Leer sobre los bots y su funcionalidad
Crear una cuenta
Aprender sobre la empresa que necesita un chatbot
Crear su bot
Lanzarlo en Facebook Messenger

Y no requieres de cursos de programación.

La plataforma es increíble porque:
Trabaja con Facebook Messenger y sus comentarios.
Puede mostrar promociones a los clientes bajo demanda
Reconoce variaciones en palabras clave
Puede procesar órdenes de Facebook
Se integra con casi todas las plataformas de pago existentes


2. Servicios de contabilidad

¿Eres bueno con los números y quieres trabajar desde casa? Para ser un contador freelance lo único que necesitas es tu título, y ser bueno con los números. Hay muchas herramientas para aprender a hacer facturas y llevar las cosas claras con Hacienda.


3. Asistente personal o virtual

Aunque estos trabajos no suenan tan glamorosos, la verdad es que pagan bien. Si ya has tenido un trabajo similar en una oficina, verás que la versión digital te da mucha más libertad. Utiliza plataformas como upwork.com para encontrar clientes y puedes elegir:
Tus clientes
Tus horarios
Tus tarifas

4. Servicios de marketing

El marketing sí requiere de cierta experiencia y conocimiento. Habiendo dicho esto, si no tienes experiencia, invierte en un curso digital que no sólo son baratos, sino que te darán las herramientas necesarias para iniciar una agencia de marketing que puedes hacer crecer en el futuro. Hay muchas opciones en este ramo que se abren cada día, como el influencer marketing.

Las empresas siempre están buscando freelancers que les puedan ofrecer textos optimizados para Google y que puedan convertir sus visitas en clientes potenciales. Además podrías ofrecerte a subir el contenido a sus sitios y mejorar su SEO con:
Meta descripciones
Los títulos correctos
La densidad de palabras clave correcta
Tags y categorías
Imágenes relevantes optimizadas

5. Consultor de redes sociales

¿A quién no le encanta Facebook, Twitter e Instagram? Si eres bueno en redes sociales, pero no tienes entrenamiento profesional, tanto Twitter como Google ofrecen cursos completos con certificaciones reconocidas que requieren muy poca inversión. Las redes sociales son un negocio con potencial ilimitado y una base de clientes que puede extenderse al mundo entero. Y no parece que esta tendencia vaya a morir en ningún momento cercano, si acaso, veremos el surgimiento de nuevas plataformas expandiendo aún más las posibilidades. Y puedes usar herramientas de administración para facilitar tu trabajo.

6. Marketing de afiliados

Es muy sencillo iniciar en el marketing de afiliados y tiene que ver con ganar una comisión por promocionar los productos o servicios de una empresa. Básicamente eliges un producto, lo promocionas y ganas por cada venta que se genere a través de ti. Un negocio de marketing de afiliados es muy fácil de arrancar si:

Tienes un blog o un sitio web propio
Puedes demostrar tu éxito con muchas visitas
Ya has hecho marketing de afiliados y puedes mostrarle los resultados a tus clientes potenciales

7. Probador o escritor de reseñas

Las personas y las empresas suelen buscar a personas que hagan reseñas de sus productos para que otros quieran comprarlos. Puedes empezar con un perfil en sitios de freelancers o acercarte directamente a las empresas, ofreciéndoles una reseña a cambio de dinero por convertirte en un influencer. Y si ya tienes tu propio blog o sitio web puedes escribir artículos enteros sobre sus productos, lo que te permitiría cobrar mucho más a la larga y construir un portafolio de clientes que mostrar en el futuro.

8. Servicios secretariales

Parecido a ser asistente virtual, los servicios secretariales remotos no requieren experiencia. Lo único que necesitas es:
Ser organizado
Tener habilidades de comunicación
Administrar bien el tiempo
Tener un nivel alto de autonomía

Las tareas de tu día a día como secretaria freelance podrían incluir:
Agendar citas
Organizar calendarios
Contestar correos
Armar presentaciones
Responder llamadas

9. Consultor de citas digitales

¿Eres bueno con las palabras? ¿O ya encontraste a tu media naranja y quieres compartirle al mundo cómo lo lograste? Puedes convertirte en el cupido de alguien y ayudarlo a encontrar el amor convirtiéndote en un consultor de citas. Esto suele incluir un alto nivel de responsabilidad, porque vas a estar guiando a las personas. Entre tus tareas diarias podrían estar:
Administrar perfiles en páginas y apps de citas
Escribir perfiles
Ofrecer actualizaciones por teléfono sobre sus matches.

10. Asistente o vendedor de Ebay

Esto es similar al marketing de afiliados, con la diferencia de que en lugar de promocionar el producto, lo estarías vendiendo directamente al cliente. Cuando vendes productos de otras personas en Ebay o en cualquier otra plataforma ganas por la comisión que le cobras al dueño del producto tras la venta.

Desafortunadamente, este tipo de trabajo conlleva ciertos riesgos. Por lo general, los estafadores atraen a los vendedores de Ebay y usan papeles de envío falso para convencerlos de hacer pagos. Y, aunque te estafen, tu serás el responsable de que tus clientes no reciban sus productos. Así que siempre recuerda:
Conocer bien al distribuidor
Mantener tus pagos en tu e-wallet hasta que el cliente confirme que recibió el producto
Reportar cualquier actividad sospechosa
No compartir información bancaria con nadie

11. Desarrollador de aplicaciones

Todos los días surgen nuevas aplicaciones y si crees tener la capacidad de crear la tuya y además tienes una idea original, ¡deberías hacerlo! Además del hecho de que no tendrás que invertirle tanto dinero, es mucho menos demandante que un trabajo de 9 a 6. Una vez que hayas creado tu aplicación, súmale una buena estrategia de marketing y estarás ganando dinero mientras duermes. Lo mejor es que puedes hacerlo desde cualquier lugar del mundo.

12. Desarrollador web
Vivimos en un mundo digital en el que todos los negocios necesitan una página web para llevar tráfico y generar ventas. Si tienes la capacidad, podrías entrar a una industria que nunca muere. Puedes empezar en corto creando sitios en plataformas como Wordpress. Si quieres llevar tus habilidades al siguiente nivel puedes aprender el lenguaje de programación en codeacademy.com donde podrás aprender a incorporar:

Carritos de compra
Páginas de producto
Galerías
Blogs
Páginas de servicio
Formas de retroalimentación

13. Consultor de ciberseguridad

El hackeo, el robo de información y los virus son algunas de las amenazas a la seguridad digital actual. Si sabes sobre esto podrías ganar mucho dinero dando consultoría a los negocios, sobre todo a los que manejan información sensible sobre sus clientes y que quieran mantenerla a salvo.

14. Diseñador gráfico

Las empresas siempre están buscando diseños que le muestren a la gente lo que hacen. Si puedes seguir los lineamientos de marca y las necesidades de los clientes, todo lo que necesitas para empezar es una computadora y un programa como Photoshop o Illustrator. Así podrás crear:

Logos
Publicidad
Boletines
Revistas
Hojas de datos
Cartas
Promociones
Anuncios

15. Publisher

Los publishers suelen utilizar cierto software para crear:
Revistas
Libros
Boletines publicitarios
Otros materiales de marketing


Para ofrecer un servicio completo también deberías escribir el contenido o contratar a alguien que escriba y así tener un pequeño equipo.


16. Diseño de planes de negocios

Tener una idea ganadora es maravilloso, pero bajarla al papel de forma que parezca atractiva a un inversionista es complicado. Si ya tuviste algún negocio en el pasado o tienes un título universitario, ¿por qué no ayudar a los emprendedores con grandes ideas a empezar? Cotiza tus tarifas dependiendo de las necesidades y puedes:
Crear textos digitales que tus clientes puedan llenar de manera personalizada
Crear varias plantillas que les muestren a tus clientes cómo acomodar sus plan de negocios

17. Consultor de impuestos

Las empresas y los individuos están dispuestos a pagarle a alguien que los ayude a organizar el tema de los impuestos, sobre todo si puedes ofrecer asesoría para conseguir que Hacienda te devuelva dinero a través de deducciones especiales.

18. Blogger o Vlogger

¿Eres experto en algún tema? Desde viajes, moda, cocina, manualidades, lo que sea, si sabes hacer algo particularmente bien, ¿por qué no compartirlo con el mundo a través de un blog o un vlog? Lo único que necesitas es una computadora y una buena cámara. Puedes ganar dinero con la publicidad y con reseñas de productos en tu plataforma.

19. Creador de productos informativos

Similar a un blog, ésta es tu oportunidad de poner tu experiencia en un e-book o en algún otro formato digital y venderlo en línea. Encuentra un nicho que no esté saturado y empieza a escribir. Puedes vender tus piezas en plataformas como Amazon Books.

20. Escritor de CVs

Independientemente de la experiencia que tengan, hay muy pocas personas que disfrutan de hacer CVs y suelen pagar muy bien por alguien que se los haga. No te cuesta nada para empezar y una vez que le hayas agarrado el modo podrás cobrar bastante por cada uno.

TE PUEDE INTERESAR:



domingo, febrero 07, 2021

¿Cuál es el perfil del emprendedor?




El hombre de la semana, Jeff Bezos, anunció hace unos días que se retira (a medias) con 57 años, convertido en hombre más rico del mundo y habiendo multiplicado su fortuna durante la pandemia. En los perfiles que se han escrito sobre él, se ha vuelto a hablar de sus orígenes humildes, de cómo sus padres se casaron de penalti con 18 y 16 años y cómo se construyó su fortuna. “De niño fui un inventor de garaje –dijo el multimillonario en un discurso que pronunció en 2010 en su antigua Universidad, Princeton– Inventé un cerrador automático de puertas con neumáticos llenos de cemento, una cocina solar con un paraguas y papel de aluminio y trampas con sartenes para atrapar a mis hermanos”, rememoró, pronunciando la palabra mágica que bruñe la leyenda de todo emprendedor, garaje.


Es cierto que Bezos no nació rico, pero tampoco se crio en la pobreza. Su madre se separó de su padre biológico cuando él era aun un bebé y se casó con el inmigrante cubano Mike Bezos, que llegó a Estados Unidos como parte de la llamada “Operación Pedro Pan”, un ingeniero que ocupó varios cargos de gestión en multinacionales. Cuando su hijo adoptado Jeff, al que Mike dio su apellido, decidió a los 30 años dejar su trabajo excelentemente pagado en el mundo de las finanzas para fundar una tienda por internet, sus padres, al igual que muchos otros de sus familiares, invirtieron en su idea con 250.000 dólares. Su esposa de entonces, MacKenzie, trabajó para él como contable. Fue una de las primeras empleadas de la empresa y según dice el folklore de Amazon, ella cerró los primeros acuerdos sentada en una mesa de la competencia, la librería Barnes&Noble. Bezos responde, por tanto, al perfil tipo del emprendedor, según un estudio del ministerio de Economía israelí cuyas conclusiones no tienen nada de sorprendente: cuánto más apoyo económico puedes recibir de tus padres, más posibilidades tienes de convertirte en un emprendedor. El informe analizó el entorno de varios empresarios israelíes entre 25 y 35 años y concluyó que el estatus económico y educativo de los padres es el factor principal que determina el éxito o fracaso del emprendedor, por encima de su nivel educativo. De hecho, los mejor posicionados son aquellos cuyos padres trabajan en el sector de la ciencia y la tecnología.

Otro informe de 2013 de la Universidad de California, dirigido por los economistas Ross Levine y Rona Rubenstein, también llegó al mismo retrato robot del emprendedor: hombre, blanco y con educación superior. “Si uno no tiene dinero en forma de una familia con dinero, las posibilidades de convertirse en emprendedor disminuyen dramáticamente”, explicó Levine en la revista Quartz, en un reportaje titulado Los emprendedores no tienen un gen especial para el riesgo, simplemente vienen de familias con dinero.

En España incluso se acentúa esa tendencia. Cuando se piensa en un superrico español, vienen a la cabeza nombres de hombres (énfasis en hombres) hechos a si mismos como Amancio Ortega y Juan Roig, pero no está tan claro que ahora pudieran levantar Inditex y Meradona, y desde luego no son representativos del clima económico de un país en el que la herencia explica el 69% de la desigualdad y donde la democracia no ha hecho sino consolidar y aumentar las fortunas del franquismo. De las cien mayores fortunas españolas, hay 21 (un 13,49%) que han sobrevivido varias generaciones y suman 26.777 millones de euros. Sus apellidos aparecen en la prensa económica: los Del Pino (Ferovial), los Herráiz Mahou y Gervás, los Álvarez (El corte Inglés) y los Entrecanales (Acciona).

Oscar Pierre, el fundador de Glovo, responde al perfil que trazan todos esos estudios. Estudió Ingeniería Aeronáutica y en el cuarto año de carrera, suele contar en las entrevistas, avisó a sus padres de que iba a empezar a sacar malas notas porque lo que le apetecía era emprender. Glovo fue el tercer proyecto que puso en marcha. El padre de Pierre, que se llama igual que él, también es empresario. Dirige aggity, una compañía dedicada a facilitar la transformación digital de las empresas. En una entrevista con Business Insider, Pierre senior no achacaba a eso el éxito de su hijo sino a “haberse rodeado de un gran equipo”.

Pierre junior es el penúltimo representante de una cadena de jóvenes emprendedores españoles que en lo que va de milenio se han ido convirtiendo en figuras ubicuas en los medios, tan ensalzadas como denostadas (casi siempre por sus prácticas laborales) y que podría arrancar con Jesús Encinar (Idealista) y Kike Sarasola (Room Mate) y seguir los cinco cofundadores de Tuenti. Entre todos ellos no hay una sola mujer emprendedora que haya alcanzado esa notoriedad, a pesar de que hay nombres como el de Carlota Pi, CEO y co-fundadora (junto a dos socios, varones) de la energética Holaluz, que tiene unos 200 empleados. Pi es una abanderada del discurso de género y suele decir que la forma que ellos han dado a su empresa, en la que impera la flexibilidad, solo podría haber salido de ella. “El mundo está creado para los hombres blancos, heterosexuales y si tú perteneces a ese modelo es difícil que veas un problema en él”, afirma. Pi es partidaria de las cuotas y las instauraría incluso en la universidad, en las carreras técnicas, para paliar la brecha de género en las STEAM.

Un Mapa del Emprendimiento que elaboró Summit-Spain Startup en 2019 junto con el Ayuntamiento de Madrid calculaba que el 81% de los emprendedores son hombres. De nuevo, el perfil que surgía de ese análisis de 1712 empresas emergentes en España era el mismo: hombre, con edad media de 34 años, con carrera técnica y máster. El informe Presencia de mujeres en la empresa española, elaborado por Informa, calcula que los hombres fundan el 64,82% de las empresas en España, y las mujeres el restante 35%. Su presencia está enfocada en áreas muy concretas: la sanidad (ahí son el 62%), la educación (el 55%) y los llamados “otros servicios” que engloban, entre otras cosas, los servicios relacionados con la dependencia. ¿Por qué no emprenden las mujeres? La pregunta surge periódicamente en foros, debate y en la prensa. La respuesta es múltiple, desde un menor acceso a la financiación (las empresas dirigidas por mujeres tienen un 11% menos posibilidades de obtener crédito en el año de su fundación, según un estudio reciente) a los motivos que cabalgan entre la sociología y la psicología, como una supuesta aversión al riesgo por parte de las mujeres, que tendría que ver con el tipo de socialización que suelen recibir.

“Por lo general en España se emprende más por oportunidad que por necesidad –explica María Tosca, directora de Empleo, Formación y Emprendimiento de la Cámara de Comercio de España–, es decir emprendes porque quieres no porque lo necesitas y forma aparte de la construcción de la identidad, y eso encaja más con la idea que se tienen de que el hombre es el que aporta y la mujer se queda con empleos más precarios y con el rol del cuidado familiar”. Tosca, que ha impulsado programas de incentivo para mujeres como el PAEM, cree que hay también un problema de falta de referentes. “Que tu padre sea empresario te minimiza el riesgo, te da una sensación de confort, de más seguridad”. Y que habría que incorporar el fracaso como parte de la cultura empresarial. Muchos empresarios fracasan a la primera y solo consiguen poner en marcha un proyecto sólido a la segunda o a la tercera, pero a las mujeres les cuesta mucho más acceder a esa segunda oportunidad, tanto en términos cuantitativos (conseguir el crédito) como cualitativos, a la hora de convencer, por ejemplo, a socios y empleados.

De momento, todos los indicios apuntan a que la pandemia y la crisis que la acompaña agravará la brecha de género en el empleo y también en la creación de empresas. Aunque Tosca dice que “se niega” a admitirlo. “Cuando vienen una crisis económica desaparece el emprendimiento de oportunidad y emerge el de necesidad. Si te quedas sin empleo, no te queda otra. Ahí, si somos capaces de reducir la brecha digital y potenciamos los programas de apoyo, habrá muchas mujeres con potencial para desarrollarse”.

De la anterior crisis económica surgió el modelo de la #girlboss, que replicaba el modelo de éxito masculino y se desmoronó en cuanto llegó la pandemia. La única alternativa es apostar por modelos cooperativos que no reproduzcan el estereotipo tan masculino del emprendedor que triunfa solo, sin ayuda de nadie y sin pensar tampoco en lo que sucede a su alrededor. /Fuente El País

TE PUEDE INTERESAR:


viernes, enero 15, 2021

La gestión del tiempo libre del usuario o cliente como objetivos de negocio




El tiempo es limitado. Sin importar cómo lo dividamos, solo hay 24 horas en un día, y es necesario saber gestionarlas si deseamos ser eficientes y productivos en nuestra vida laboral y sentirnos enérgicos y felices en lo personal, algo que aumenta nuestra calidad de vida.


La denominada gestión del tiempo hace referencia a la forma en que cada uno organiza y planifica cuánto tiempo invierte en actividades específicas. Pasar más horas en la empresa no significa ser más eficiente o productivo.


Muchas veces el ciudadano no encuentra un tiempo diario adecuado para realizar sus actividades culturales, deportivas, familiares porque el tiempo es limitado.


Las situación excepcional provocado por el coronavirus ha supuesto una adaptación de nuestra vida diaria para realizar determinadas actividades como ir al gimnasio, realizar deporte al aire libre, reducir actividades de ocio y culturales , etc..


Nos llama la atención la web EntrenandoAlCurro.com porque entre sus objetivos está la gestión y rentabilidad del tiempo para entrenar mientras se acude al trabajo




Consultado con sus promotores nos indican que Entrenando Al Curro nace en la inquieta mente de unos currantes que a diario se mueven por la ciudad con su bici o corriendo. Su experiencia vital y las necesidades del día a día en sus desplazamientos son lo que dan forma a esa variada web donde se van recogiendo noticias, pruebas de material y recomendaciones para sobrevivir en la jungla urbana.



Con formato de comunidad, pretende alcanzar a todos lo que, de un modo u otro, quieren desplazarse al trabajo de manera no motorizada, los que defienden un modo de vida activa en el que el ejercicio físico es una parte más y aprovechan sus desplazamientos al trabajo para sumar algún minuto de salud, lo que ahora se denomina #commuters

TE PUEDE INTERESAR :