domingo, abril 25, 2021

Emprendimiento al salir del aula



España no destaca por ser un país de muchos emprendedores, aunque cada año que pasa parece que está más de moda emprender, especialmente entre los jóvenes. Según los datos recogidos en el ‘Indicador Ceaje de Emprendimiento’ elaborado por la Confederación Española de Asociaciones de Jóvenes Empresarios (Ceaje), ocho de cada diez jóvenes empresarios consideran que en España no existe un ecosistema favorable para la creación de empresas. Además, el 78,2% de las personas que han emprendido reconocen que esta opción no se encuentra en estos momentos bien valorada por la sociedad.


Pero los tiempos están cambiado y las nuevas generaciones no se ven atados a un trabajo de por vida. Tampoco quieren saber de horarios fijos ni estar siempre sentados en la mesa de la oficina. Crear su propio destino profesional está ya más presente en la mente de los adolescentes. Aunque una cosa es pensarlo y otra llevarlo a la práctica. Como recuerda Ainhoa Zamora, directora del grado Leinn (Liderazgo Emprendedor e Innovación) en Teamlabs, campus de innovación y emprendimiento, «ideas hay muchas, y la diferencia entre una idea y un proyecto es ponerle una fecha». Y para poner fecha, la edad no es un impedimento, como lo demuestran la historia de jóvenes que montaron sus empresas siendo menores de edad.


No es lo más habitual, sin duda, pero hay casos muy inspiradores entre los jóvenes con ideas muy claras y muchas ganas de hacer algo distinto por sí mismos. Sus perfiles son muy diferentes y muchos de ellos no provienen de familias emprendedoras. Al contrario, ha sido una apuesta personal suya, a veces sintiéndose algo incomprendidos por la familia y amigos.
«Los jóvenes emprendedores quieren hacer algo diferente, son muy activos e inquietos. Buscan además soluciones a retos sociales y vemos sobre todo la generación Z que busca hacer las cosas con propósito. Buscan soluciones emprendedoras», afirma la docente.


Cuando se comienza en el mundo del emprendimiento también se comienza un periodo de aprendizaje que nunca acaba. Y es importante tener en cuenta algunas consideraciones. Además de poner la fecha para hacer realidad una idea, «es clave el empoderamiento, la confianza en uno mismo. Deben creer en sus ideas, pero también ser humildes», indica Ainhoa Zamora. Otro punto importante es «que aprendan con otros, busquen un equipo. Cuando son jóvenes es habitual que piensen que les van a robar la idea, pero necesitan tener un equipo para desarrollar el proyecto», añade. Y otro de los aspectos fundamentales es el de «pasárselo bien con lo que hacen». Eso sí, sin olvidar que emprender «es duro».


Gran parte de estos jóvenes empiezan encontrando sus propios recursos online. Hay quien opta por estudiar una licenciatura que encaje con los proyectos que está desarrollando y otros siguen su formación por libre. En el caso del grado Leinn, «esto no va de teoría, aplicamos todo en casos reales y es el propio equipo el que les exige», añade.
Tienen mucha vida por delante, pero a la vez tienen prisa por poner en marcha sus ideas. Y generalmente los ingresos que generan los invierten para seguir mejorando sus proyectos además de recurrir al ‘crowdfunding’.


Al mes que viene Sergio Conejo cumplirá los 18 años y una de las primeras cosas que hará es darse de alta de autónomos y poner a su nombre las distintas empresas que ha creado. Este joven es un apasionado por la tecnología y los negocios y con doce años puso nombre a una comunidad de videojuegos, DeoxGames. «Al principio todos te ven como el raro, el friqi, porque pasaba muchas horas encerrado con el ordenador, pero me servía para evadirme de los problemas en clase, nunca se me han dado bien los estudios», confiesa Sergio. Dos años después creó Sewdo Studios, una agencia digital y en el 2019 empezó con Worksible, un marketplace de servicios profesionales. A pesar de su juventud Sergio tiene las ideas muy claras y siente que ha madurado mucho desde que comenzó su carrera como emprendedor. «Soy líder, no jefe, y todo el equipo disfruta con lo que hace. He ido aprendiendo de los problemas, porque siempre hay gente que te copia o critica», reflexiona.


No se ha sentido cómodo con los estudios (está en 2º Bachillerato) pero consigue lo que se propone cuando se trata de aprender a través de tutoriales, ya sea para programar un videojuego o crear una página web. «En este momento no me planteo seguir estudiando solo para tener el título, a través de cursos online se aprende mucho. Pero soy joven y tengo mucho tiempo por delante». En las próximas semanas sabrá si su proyecto ha sido elegido por la Lanzadera, la aceleradora de Juan Roig, lo que supondría pasar ocho meses en Valencia, una idea que le atrae mucho. «Me serviría para seguir formándome y ganar impulso», afirma, aunque va por buen camino, esperando cerrar este año con una facturación que ronda los 400.000 euros.


Para distraerse de las muchas horas que pasa programando, Sergio se monta en la moto y hace distintas rutas. También se cuida, yendo al gimnasio y saliendo a correr para mantenerse en forma, cuerpo y mente, al menos cuatro días por semana.  Fuente : ABC

Una recopilación de simulación de proyectos de empresas realizados por alumnos de 2º Bachillerato en la asignatura de Fundamentos de Administración y Gestión durante una serie de años se puede encontrar en la web crearempresas.com (Ejemplos proyectos)

TE PUEDE INTERESAR:

Empresa en el aula . Libro del alumno

- Aprende los principios de cómo emprender desde cero. 



No hay comentarios: