CURSO PARA EMPRENDEDORES

Curso de creación y gestión de empresas. Rellena el formulario y recibe información GRATIS ¡ CLIC AQUÍ ¡

lunes, abril 13, 2015

Mamá, ¿Tengo que opositar o emprender?

Hace algún tiempo cuando se tenía  amigos y conocidos preparando oposiciones era un objetivo ser empleado de la administración pública y el trabajo más esperado para muchas personas.  Todo lo que rodea a la formación para oposiciones ha sido un mercado que en época de vacas gordas movió mucho dinero. En concreto academias, ingresos complementarios para preparadores particulares e incluso negocios dedicados al ocio y restauración cercanos a bibliotecas y/o aulas que preparaban a los opositores.
 Pero lo anterior actualmente ya no se cumple. Los funcionarios han  descendido su número y ni se cumplen los acuerdos de reposición por jubilaciones. Además las ofertas de empleo han disminuido drásticamente. Muchos estudiantes están planificando ya a medio y largo plazo prepararse para unas futuras e inciertas oposiciones, pero bastantes han desistido para buscar un empleo en el mercado laborar y han dejado en segundo lugar presentarse a unas oposiciones. Además la oferta de oposiciones se han concentrado en determinados sectores, destacando principalmente pruebas selectivas para cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado y que por su necesidad de mantenimiento de efectivos se hace necesario ofertas de forma periódica y que es muy importante una buena formación a través de una acedamia que reuna los requisitos de profesionalidad y experiencia como http://www.abalar.es  entre otras que se encuentran en la red si buscamos información.
No obstante y con excepción de lo anterior otros sectores como educación y sanidad han visto reducidos sus presupuestos con sucesivos recortes que ha provocado una casi nula oferta de plazas a través de un sistema de oposiciones.

Quedan  tres opciones si descartamos las oposiciones: trabajar por cuenta ajena con un contrato laboral de cualquier tipo, trabajar de forma personal a través de trabajos esporádicos y de escasa remuneración (clases particulares, horas en hostelería, etc,.) o bien ser emprendedor  y tratar de crear una empresa.

Se puede hacer un planteamiento para que se pueda elegir una u otra opción basado en comparar entre el largo tiempo de preparación de unas oposiciones que no sabemos si podemos tener el éxito asegurado de conseguir un puesto en la administración pública o por otro lado el tiempo que será necesario para obtener nuestros primeros ingresos que compensen la inversión inicial de nuestro negocio

Lo anterior se convierte en un dilema pero que hoy en día se puede ser una persona decidida si detrás de un negocio hay o existe una buena idea y un emprendedor con tesón para llevarla a cabo.