CURSO PARA EMPRENDEDORES

Curso de creación y gestión de empresas. Rellena el formulario y recibe información GRATIS ¡ CLIC AQUÍ ¡

sábado, enero 10, 2015

Ser emprendedor social

En la web www.soyentrepreneur.com  se indica las 10 principales características que se observan en los emprendedores  sociales:

1. Son inconformistas. De acuerdo al reporte (Redifining) Success in a Changing World, presentado por Chivas Regal, ésta es una de sus principales cualidades. Se trata de personas que muchas veces vienen de comunidades en situaciones de pobreza o desigualdad y que están hartas de ello. Se quejan y están dispuestas a actuar. Este inconformismo es común entre los jóvenes pertenencientes a la generación millennial.
2. Retan el estatus quo. Los emprendedores sociales son verdaderos revolucionarios. Saben que las cosas pueden mejorar, pero que no deben esperar a que alguien más resuelvan los problemas. Piensan en posibles soluciones y las ponen en marcha. Para ellos no existe la palabra “imposible”; todo se puede lograr si se hace de la manera correcta.
3. Son ingeniosos. Generalmente los emprendedores sociales operan por medio de startups que cuentan con recursos limitados. Tienen poco dinero y escasez de personal para arrancar y mantener sus proyectos, por lo que deben desarrollar la creatividad necesaria para hacer más con menos.  
4. Tienen visión de negocios. La clave de una empresa es generar dinero, y esto no es excepción en las empresas sociales. Por eso, estos emprendedores saben crear modelos que además de impulsar a la sociedad y contribuir al medio ambiente son rentables para sus fundadores e inversionistas. “Son negocios que generan ganancias mientras logran un impacto
positivo.
Estos negocios hacen de sus propósitos una prioridad y buscan respuestas a los problemas que más apremian a la sociedad, al tiempo que generan dinero”, explica Juan López Salaberry, socio y director de 500 Startups y juez local de The Venture.
5. Tienen un verdadero propósito. Los negocios sociales exitosos tienen como misión hacer de éste un mundo mejor. Tanto su modelo como sus estrategias y objetivos están enfocados en mejorar la calidad de vida de las personas o en disminuir o resolver problemas como el calentamiento global y la baja escolaridad de una comunidad.
6. Están motivados y tienen una energía especial. Ser emprendedor no es fácil; menos aún cuando el objetivo es tan ambicioso como cambiar el estatus quo o la situación de una localidad (o hasta del mundo). Por eso, las startups y empresas con enfoque social o medioambiental deben tener liderazgos sólidos, capaces de motivar e inspirar al equipo y a los posibles clientes e inversionistas.
“La verdadera fuerza de un emprendedor social es la energía para mover el espíritu y la inercia de las comunidades”, sostiene Karla Iberia Sánchez, periodista de investigación, quien también es parte del jurado de The Venture.
7. Buscan la escabilidad. Si bien un negocio puede iniciar para atender las necesidades de un mercado local, las empresas sociales exitosas son aquellas que desarrollan modelos que pueden replicarse en otros lugares con condiciones distintas.
8. Se preocupan por todos los involucrados. Una empresa con verdadera vocación social se asegura de que todos los participantes en la cadena de suministro ganen del producto final y obtengan beneficios que favorecen su desarrollo. Un emprendedor social va más allá de sí mismo: busca un bien para sus empleados, socios, consumidores, proveedores e inversionistas.
“Ser socialmente responsable se basa en una preocupación genuina por el crecimiento en general de todos los involucrados en el proyecto”, declara Pablo González Cid, fundador de Café Punta del Cielo y juez de The Venture.
9. Son optimistas. Si bien el emprendimiento social muchas veces parte de la frustración y el inconformismo de algunos miembros de la sociedad, también lo es del optimismo basado en la creencia de que el mercado puede generar cambios positivos. Es por eso que un emprendedor social ve el “vaso medio lleno”; sabe que con esfuerzo y creatividad pueden solucionarse los problemas.
10. Toman riesgos. Los emprendedores siempre deben estar dispuestos a asumir riesgos (económicos, personales, entre otros) para lanzar y mantener su proyecto. Esta cualidad probabablemente esté más arraigada entre los emprendedores sociales, quienes saben que los retos son mayores, pero que tienen la consciencia de que con esfuerzo, dedicación y pasión todo se puede lograr.