CURSO PARA EMPRENDEDORES

Curso de creación y gestión de empresas. Rellena el formulario y recibe información GRATIS ¡ CLIC AQUÍ ¡

sábado, septiembre 28, 2013

Emprendedores extranjeros que triunfan en España

Según las estadísticas, el 30% de los nuevos emprendedores en España son extranjeros, un fenómeno que ha extendido a raíz de la crisis. Además, en el marco de la nueva ley de emprendedores está previsto potenciar el desembarco de nuevos empresarios en el país, facilitando su entrada y permanencia por razones de interés económico.
De esta manera, según el artículo 48 de la nueva ley, "los extranjeros que se propongan entrar o residir, o que ya residan en España, verán facilitada su entrada y permanencia en territorio español por razones de interés económico" en aquellos supuestos en los que acrediten ser inversores, emprendedores, profesionales altamente cualificados, investigadores o trabajadores que efectúen movimientos intraempresariales dentro de la misma empresa o grupo de empresas.
La medida para afianzar la presencia en España de innovadores extranjeros venía siendo reclamada desde el sector tecnológico, pero lo cierto es que el fenómeno no es nuevo, y en las últimas dos décadas se ha producido un continuo goteo de casos de éxito de emprendedores de otras nacionalidades. En su caso, han cumplido una especie de sueño ibérico.
En un tiempo donde la fuga de cerebros se han convertido en un tópico español, y el sueño americano de Silicon Valley en la meta de nuestros jóvenes emprendedores, también es posible encontrarse con el caso contrario, ejemplos de extranjeros que han hallado en España las condiciones adecuadas para tener éxito en los negocios. Repasemos algunos nombres.
Bernhard Niesner (Busuu)
El austríaco es el confundador, junto con Adrian Hilti, de una de las mayores redes sociales para aprender idiomas del mundo, Busuu. La startup nació en Madrid, aunque por la idiosincrasia de su negocio se han convertido con el tiempo en una compañía de carácter global, por eso han decidido trasladar la sede de la compañía a Londres; aunque la principal razón de su mudanza tiene que ver, más bien, con los 3,5 millones de euros de inversión que recibieron a finales de 2012 en la capital británica. 
Niesner concibió la empresa mientras cursaba el MBA del IE Business School. Desarrollaron un plan de negocio, y después de dos años sin sueldo lograron que la idea explotase. Han superado la barrera de los 25 millones de usuarios y crecen a un ritmo de 40.000 registros al día.
Dídac Lee (Inspirit)
En su caso, se trata de un inmigrante de segunda generación. El brillante empresario es hijo de un matrimonio taiwanés al que se le atribuye la creación de uno de los primeros restaurantes chinos en Gerona. Además de ser el responsable de nuevas tecnologías en el FC Barcelona, desde los veinte años no ha dejado de crear empresas de éxito.
A través del grupo Inspirit, donde opera como CEO, controla una decena de frimas tecnológicas, pertenecientes a distintos sectores, desde el comercio electrónico a los servicios. Entre ellas, una de las startups más exitosas es Spamina, enfocada a las soluciones de seguridad para la gestión del correo electrónico en la nube. También fundó Zyncro, una plataforma de social business para fomentar la colaboración, la innovación y la movilidad.
Martín Varsavsky (Ya.com)
Nació en Argentina en 1960, aunque residió casi veinte años en Estados Unidos, país donde se licenció en Economía y Filosofía, obteniendo además un MBA por la Universidad de Columbia. Llegó a España en los años 90, y desde entonces su lista de éxitos empresariales no ha dejado de crecer.
En una década donde las oportunidades de emprender en internet y nuevas tecnologíás eran infinitas, cuando apenas había competencia, participó en la fundación de empresas como Viatel, Ya.com o Jazztel. Ahora, uno de sus últimos proyectos es Fon, nacido en 2005, una ambiciosa iniciativa para crear una especie de wifi global, conectando redes domésticas alrededor del mundo.
Zaryn Dentzel (Tuenti)
Es uno de los tres padres de la red social Tuenti. El californiano llegó por primera vez a España, concretamente a la localidad extremeña de Cabeza del Buey, para cursar un intercambio de estudios. Duró un año, pero la experiencia le marcó para siempre.
Cuando finalizó sus estudios universitarios en Estados Unidos, y después de conocer de cerca el mundo de las redes sociales a través de Facebook, pensó que era el momento adecuado para exportar el modelo de negocio a España. Acertó: así nació la red social española por excelencia, que desde 2006 ha crecido hasta la cifra de 15 millones de usuarios registrados, encontrando su nicho principal entre los jóvenes.
Kavita Parmar (IOU Project)
La  diseñadora y emprendedora india llegó a Madrid en 2011, después de haber trabajado en medio mundo para marcas de moda como Polo Ralph Lauren, Romeo Gigli, DKNY o Donna Karan. En la capital española lanzó su línea de ropa Raasta, y después Suzie Wong.

domingo, septiembre 22, 2013

15 consejos para emprendedores


Son los 15 errores más frecuentes en los que suelen incurrir los emprendedores al afrontar la planificación y desarrollo de su proyecto empresarial publicadas según especialistas de la Xunta de Galicia. Precauciones y recomendaciones a tener en cuenta si se quiere iniciar una aventura empresarial.
1. Fijarse en los errores que otros ya han cometido
  1. No se trata de imitarlos o copiarlos, se trata solo de “no tropezar con la misma piedra”.
2. No admitir los errores
  1. Siempre es difícil admitir que se cometió un error.
  2. Los errores sirven para aprender siempre y cuando se empiece por admitirlos para así poder tomar las medidas correctivas a tiempo.
3. No trabajar en equipo
  1. Uno de los errores más comunes es que el emprendedor está tan enamorado de su proyecto que cree que el sólo puede llevarlo a cabo.
  2. La humildad en cuanto a los conocimientos es un componente esencial en la personalidad de un emprendedor: Conocer las limitaciones y recurrir al asesoramiento de expertos hará que los problemas se resuelvan antes de que sea demasiado tarde.
  3. No tiene más éxito quien tiene más conocimientos, sino quien conoce sus limitaciones, porque buscará a otro que se haga cargo de lo que no domina.
  4. Temor a preguntar: aprender a pedir ayuda
  5. En muchas ocasiones el emprendedor se encierra en sí mismo y no puede ver lo que tiene delante de sus ojos, ahí es cuando necesita las opiniones de otros que le hagan ver la realidad, o al menos sus perspectivas.
4. Confundir una idea original con una oportunidad de negocio
  1. Una idea no es un producto y una idea no es una empresa. Se puede tener una idea muy brillante pero que no tenga aplicación práctica en el mercado.
  2. No sólo importan las ideas en sí mismas, sino el llevarlas a cabo de forma exitosa: una idea puede tener varios caminos para ejecutarla, así que hay que analizar lo que ya existe en el mercado y buscar diferenciarnos.
  3. Tener una idea y llevarla a la práctica son cuestiones muy diferentes.
  4. Todas las ideas innovadoras, aunque funcionan en algunos casos, siempre representan un riesgo. La competencia hoy en día es feroz y sería un error y una pérdida de esfuerzo pensar que con una pequeña innovación en algo que ya existe podría ganar y sobrevivir en el mercado.
5. Enfoque equivocado en los productos
  1. Si el emprendedor no encuentra ninguna razón para que los compradores se cambien a su producto, lo mejor es que no se meta en el negocio.
  2. Sólo hay que vender lo que los clientes y el mercado están dispuestos a adquirir.
  3. No se puede creer que el producto se venderá sólo: no basta con tener un buen producto, si bien esto favorecerá las ventas, es necesario realizar una estrategia de marketing para dar a conocerlo y venderlo sobre todo en aquellos productos más innovadores que el cliente no conoce.
  4. Si el producto o servicio son buenos, pronto habrá competidores dispuestos a imitarte o superarte.
  5. A la hora de desarrollar la actividad hay muchos emprendedores que se dirigen antes al producto que al mercado y no hay que olvidar que el mercado es completamente cambiante y hay una rotación enorme de productos. Si el emprendedor se centra, en el producto y no esta preparado para los cambios que se producen en el mercado se corre el riego de fracasar por falta de adaptación.
6. Excesivo nivel de riesgo
  1. Contrario a lo que se piensa, los grandes empresarios no tienen tendencia a tomar riesgos considerables. Ellos no temen a los riesgos que pueden controlar, pero nunca estarían dispuestos a “apostar” todo.
7. El derroche inicial
  1. Una empresa que comienza con equipos y muebles elegantes, lo mejor en infraestructura y sueldos elevados, está abocada a medio plazo a pasar dificultades financieras.
  2. Los empresarios más exitosos han aprendido que la falta de liquidez puede ser el cierre, por eso son muy precavidos a la hora de gastar el dinero y van aumentando sus costos a medida que la empresa va progresando.
  3. Al principio hay que ser más modesto.
  4. Ello no implica que haya que ser “tacaño” a la hora de invertir. No hay que infradimensionar el negocio. Las planificación de las inversiones actuales se debe realizar teniendo en cuenta la futura expansión del negocio: Unas inversiones que limiten el crecimiento exigirán en el futuro de excesivas reinversiones.
8. Capital insuficiente
  1. Existen emprendedores que piensan que se puede comenzar un negocio con un capital por debajo de lo necesario, confiando en las futuras ganancias.
  2. En el 90 % de los casos, las ventas no alcanzan a presentar el margen de ganancia esperado. Es recomendable empezar con más capital del que se cree se va a necesitar.
  3. La falta de liquidez en los primeros meses de actividad del negocio es, desgraciadamente, una realidad a la que se enfrentan la mayoría de los promotores de un nuevo negocio. La razón esta en una mala planificación de los ingresos y gastos iniciales por un exceso de optimismo.
9. Demasiados costes fijos
  1. Hay que reducir al máximo los gastos fijos. Es mejor alquilar, no comprar, hay opciones interesantes como el renting y el leasing. Sólo hay que contrata personal para las actividades necesarias, para el resto podemos utilizar el "outsourcing"...
  2. Frecuentemente el negocio que pasa por dificultades financieras no tiene problemas de facturación sino de unos elevados costes de estructura que afectan al margen de explotación obtenido.
10. Depender de las subvenciones
  1. Hay que cuadrar las cifras sin tener en cuenta las subvenciones. Si luego vienen mucho mejor, pero no hay que depender de ellas.
11. Errores en la elección de los socios
  1. Es mejor estar sólo que mal acompañado.
  2. Cuando la química falla entre los socios, el resultado final es el cierre del negocio o en el mejor de los casos la venta de una de las partes.
  3. Hay cosas que nunca descubres hasta que no trabajas con tu socio. Y da igual que se trate de una persona a la que conoces desde hace años; incluso si se trata de un familiar o un amigo.
  4. La idea de que son mejores y más equitativas las sociedades en las que los socios tienen la misma participación es revaluada, y por el contrario, se considera una “trampa”: la sociedad carece de un líder
  5. Hay expertos que consideran que lo óptimo es tener tres partes porque cuando no hay unanimidad en algo, siempre hay uno que pone paz.
12. Fijar precios inadecuados
  1. La mayoría de los emprendedores confiesa que tienen serías dificultades para poner un precio a sus productos. A veces por desconocimiento de la relación calidad-precio de la competencia, y mucho más a menudo, por cierto complejo de inferioridad, cuando se empieza, muchos terminan poniendo un precio demasiado bajo.
  2. Una empresa comienza mal cuando su premisa de ventas consiste en ofrecer precios más bajos que los de la competencia.
  1. Lo mejor es fijar los precios de acuerdo con el mercado sin sobrevalorar a los competidores. 
13. Conocimiento
  1. Sobre este tema se podría escribir todo un libro, ya que los errores en la investigación del mercado son causas seguras del fracaso.
  2. Es fundamental conocer el mercado en el que quiere introducir su establecimiento: tamaño, público objetivo, competencia, cuota de mercado....
  3. En muchas ocasiones el emprendedor ya ha trabajado varios años en el sector pero muchas veces tiene un conocimiento parcial del negocio derivado del puesto desempeñado en el día a día, pero carecen de una visión global del mercado: “no basta con ser un buen albañil para triunfar como constructor”
14. No hacer un plan de viabilidad
  1. No tener ni idea de los números de mi empresa
  2. El problema para los emprendedores novatos es que hacer un plan de empresa les resulta demasiado complicado y al final deciden saltarse el trámite
15. No hacer un buen plan de viabilidad
  1. No saber interpretar los números del proyecto.
  2. Una proyección es sólo una estimación de la realidad, por lo que cuantos más factores consideremos al realizarla, será menos susceptible de errores.
  3. Utilizar datos no realistas, no es mentir a nadie, es mentirse a sí mismo.
  4. Un planteamiento defectuoso no puede rescatarse con una buena redacción, pero un buen concepto sí puede destruirse si su redacción no lo comunica en forma apropiada


martes, septiembre 17, 2013

La formación de emprendedores está de moda

Estamos asistiendo a un cambio de mentalidad en nuestro país hacia la actividad emprendedora. Nuevas iniciativas de apoyo al emprendedor que surgen  de manera continua, programas de televisión, nuevas secciones para emprendedores en periódicos y programas de radio, el uso del término emprendedor en los medios, etc. El cambio de sensibilidad social hacia el emprendedor, es cada día más evidente.

Y no debería de extrañar, ya que el colectivo compuesto por autónomos y microempresas (hasta 9 trabajadores) suma el 95,43% del tejido empresarial nacional tal y como recoge el INE en su estudio anual, lo que sitúa a España a la cabeza de Europa en cuanto al peso de la PYME en el conjunto. Los datos no dejan lugar a la duda. Según el informe GEM (Global Entrepreneurship Monitor), el informe de actividad emprendedora más reputado del mundo,  la intención emprendedora no ha cesado de aumentar en nuestro país desde el año 2009, situándose  la tasa de adultos involucrados en el proceso empresarial,  durante el pasado año 2012, en el  26,48% de la Al hilo de ello, nos encontramos con un auténtico  boom de la formación para emprendedores, tanto online como presencial. Son ya más  de 20 las entidades de nuestro país que cuentan con programas máster o cursos específicos para emprendedores, donde se inculca a los asistentes, los conocimientos necesarios para crear o consolidar su empresa.


Además,  nos estamos encontrando que  tanto en  la enseñanza universitaria como en  formación secundaria, se está incorporando la asignatura de emprendimiento como opcional para sus alumnos y va ganando terreno como materia elegida, a otras de mayor arraigo y tradición. E incluso en la enseñanza primaria, se están empezando a llevar a cabo actuaciones para acercar a los alumnos al mundo del emprendimiento. El emprendimiento gana terreno en las aulas. Es, en este contexto, donde nace el  I FORO  ¡QUIERO FORMACIÓN!, un  evento dedicado a frecer a los emprendedores, ya se encuentren en fase de creación o de consolidación de sus proyectos, los conocimientos y las  herramientas necesarios para obtener la formación necesaria para gestionar con éxito dichos proyectos.

Uno de los cursos que más éxito está teniendo es el curso de creación y gestión de empresas para emprendedores. ¡Rellena formulario para recibir información gratuita del curso¡. VER

lunes, septiembre 16, 2013

El decálogo del emprendedor

Como el emprendedor no nace, sino que se hace, y como además conocemos algunas formas de actuar y pensar que lo definen, ¿por qué no imitamos su manera de proceder, la adaptamos a nuestro estilo y aprendemos? El emprendedor, entre otros, se define como una persona:
Valiente. La valentía es esfuerzo, es ser capaz de asumir retos sin miedo. El valiente no es la persona temeraria que salta a una piscina vacía, sino aquella que valora una situación, la analiza desde distintos puntos de vista y da un paso al frente. Pero además asume que el fracaso y la derrota son una posibilidad. No lo toma como algo negativo, sino como parte del juego. Lo que diferencia al valiente del que no lo es es su desasociación entre fracaso y game over (fin del juego). El fracaso es aprendizaje: en caso de no conseguir un objetivo a la primera, hay que volver a intentarlo. La valentía no es cuestión de genes, sino de actitud y aprendizaje.
El emprendedor se siente motivado cuando sale de la zona de confort. No se trata de huir de lo fácil, de lo controlable, seguro y tranquilo, pero sí de ser consciente de que ello puede impedir crecer por el miedo a lo desconocido. Nos gusta controlar, nos da poder y confianza, y por eso cuesta tanto dar un paso fuera de esa zona confortable, porque no es un paso en suelo firme. Sin embargo, un emprendedor asume que es incompatible querer crecer y superarse sin salir del recinto seguro.
Plantearse lo que se quiere. Hay que plantear un objetivo, ver qué recursos hay para alcanzarlo, y por qué es importante hacerlo. A partir de ahí, hay que actuar, olvidando excusas que empiezan por “y si…” Si no actuamos, nadie lo hará por nosotros.
Trabajar con un punto de no retorno. Ejemplos de esto se encuentran en actividades deportivas como la escalada libre, en la que una vez iniciado el ascenso, dado que no va sujeto a ningún punto de seguridad, no queda más remedio que terminar la subida. No se puede bajar los brazos ni perder tiempo…
No podemos trabajar con un punto de no retorno todo el día, pero sí tener el concepto en la cabeza a la hora de emprender. Nada ni nadie puede quitarnos la idea, porque es un sueño.
Pensamiento orientado al éxito y optimismo. Las emociones y las conductas vienen en parte determinadas por cómo nos enfrentamos a las situaciones. Hay que tener confianza, verbalizarlo si es necesario: “Puedo hacerlo, estoy preparado, el que algo quiere algo le cuesta, ¿quién dijo que esto iba a ser fácil?”.
Si no queremos que algo ocurra, no pensemos en ello. Los mensajes que anticipan el fracaso aumentan la probabilidad de caer en la profecía autocumplida. Así que un emprendedor no habla consigo mismo en términos tóxicos. Todo lo contrario. Su idioma emocional le dice que hay oportunidades, que existen soluciones y que tiene que intentarlo. Las personas optimistas procesan mejor la información negativa, evalúan y gestionan el riesgo con responsabilidad, tienen claridad mental para manejar la información compleja y por lo general suelen trabajan con mayor creatividad y nuevas ideas.
Creer en la buena suerte. Las personas que dicen tener buena suerte, como ha concluido Richard Wiseman en varios estudios, se orientan hacia ella. Viven en un mundo plagado de oportunidades que ellos mismos fabrican y de las que participan. Las personas que creen en la suerte, de alguna manera, la atraen. Creen que la vida les va a sonreír y si se encuentran con alguien, generan un contacto; si van a una entrevista, se venden bien; si tienen una idea, indagan todo para llevarla a la práctica. Invierten más esfuerzo porque tienen claro que llegarán a su meta.
Estabilidad emocional. Un emprendedor no puede ser una persona con emociones tipo montaña rusa. Más bien trata de manejar sus emociones. No se pone de los nervios cuando algo va mal, ni eufórico cuando va bien. Mantiene una actitud serena y equilibrada que transmite paz a los demás.
Saber sufrir. Al emprendedor nadie le dijo que sería fácil. Sabe que se enfrenta a la burocracia, los obstáculos y los errores, incluso a los que le copian la idea. El emprendedor cuenta con que tiene que invertir tiempo, dinero, realizar una labor comercial, mantener relaciones profesionales, comidas y cenas que muchas veces acaban en nada. Pero sabe que esta implicación y este compromiso son la única manera de dar valor a su idea y luchar por ella.
ener control interno para interpretar el éxito y el fracaso. Cuando conquistamos o perdemos algo, ¿a qué lo achacamos? Si somos capaces de ver nuestras fortalezas, las podremos potenciar. No malinterpretemos la humildad. No se trata de pavonearse y alardear de nuestra inteligencia. Se trata de detectar qué nos hace competentes, competitivos y eficaces. Las claves del éxito y el fracaso están en nuestro interior.
Ser apasionados. Cuando perdemos la pasión, perdemos todo. Los profesionales de éxito son personas que se dedicaron a su vocación, a lo que les apasionaba, sin pensar si convenía o no, si era una profesión con salidas o no lo era. Cuando se siente pasión, todo fluye y somos capaces de ser creativos e invertir energía y tiempo sin el coste de la pereza.
Tener ideas es una labor creativa, ilusionante, pero solo es el primer paso. No deje que su idea tenga valor a través de otros, no llegue tarde. Un objetivo desafiante está al alcance de todos. La diferencia está en el esfuerzo, trabajo y perseverancia que invierten algunos para conseguirlo.
Fuente: Patricia Ramírez, "El País Semanal"

miércoles, septiembre 04, 2013

Curso de creación y gestión de empresas para emprendedores


Monte con éxito su empresa: todo lo que necesita saber para financiarla y para incrementar sus ingresos desde el primer día

Hoy, más que nunca, la figura del emprendedor está en alza. Crear una empresa es una alternativa al mercado de trabajo, y cada vez más las Administraciones Públicas están primando la creación de nuevas empresas. Sin embargo, el acceso a la financiación tradicional no siempre es fácil. El Curso de Creación y Gestión de Empresas para Emprendedores le ayudará no solo a dominar las bases para poner en funcionamiento su empresa, y gestionarla correctamente, sino también a acceder a otras redes de financiación: business angels, crowdfunding, family office, organismos públicos...
No se trata solo de un Curso: al finalizar el mismo, nuestros consultores y tutores del Curso, expertos en creación de nuevas empresas y redes de Business Angels, le ayudarán si así lo desean con su Plan de Negocio, así como a acceder a estos foros de inversores privados. Los tres mejores planes de negocio de cada año serán premiados además con dos Cursos de especialización a elegir entre el amplio abanico de Cursos de ESINE, todos ellos pensados para la mejora en el ámbito profesional: Inglés, Comercio Exterior, Marketing Digital...
Se trata de un Nuevo Curso que incluye toda la legislación, direcciones de interés, ayudas... completamente actualizado. Es compromiso de ESINE la actualización permanente de esta información.

¡REGÍSTRATE GRATIS Y RELLENA EL FORMULARIO PARA RECIBIR INFORMACIÓN : CLIC AQUÍ ¡