CURSO PARA EMPRENDEDORES

Curso de creación y gestión de empresas. Rellena el formulario y recibe información GRATIS ¡ CLIC AQUÍ ¡

domingo, julio 31, 2011

El comercio chino y el espíritu emprendedor

La comunidad china de Zaragoza ha sacado provecho a la crisis. Mientras la economía y el comercio local languidece al compás de la recesión, los emprendedores del gigante asiático son cada vez más numerosos en la ciudad y no cesan de abrir negocios, cada vez en actividades más dispares. Tal es así que uno de cada cuatro autónomos extranjeros de Aragón pertenece a esta nacionalidad (el 23% del total), con casi 1.400 pequeños empresarios, el doble que hace solo cinco años. Un apogeo que se ha desatado en medio del desconocimiento y, a veces, el recelo hacia este colectivo, cuya realidad no coincide con los estereotipos sobre sus prácticas empresariales.
La afiliación al régimen de autónomos (RETA) de la Seguridad Social se ha desplomado en los años de la crisis, con unos 10.000 efectivos menos en la comunidad (-8%). De estas bajas, 2.500 son de inmigrantes, donde la caída ha sido del 30%. La tendencia en la comunidad china es justo la contraria, con un incremento de casi un 60% desde el estallido de la recesión. En junio había registrados 1.385 autónomos del país asiático, frente a los 807 de finales del 2007, según datos de UPTA. Por su peso poblacional, como quinto grupo extranjero más numeroso de la región, es a gran distancia la nacionalidad más emprendedora. En valores absolutos, el segundo, pero a este ritmo pronto desbancará a los rumanos (1.802 autónomos).
La población china de Aragón se concentra en Zaragoza, que con 5.055 habitantes --el doble que en el 2007-- acoge la cuarta comunidad de este país de España tras Madrid, Barcelona y Valencia. De estos, casi el 20% son empresarios, lo que da una idea de su alto espíritu emprendedor.
¿Cómo se explica el éxito de los empresarios chinos de la ciudad? La zaragozana María Cortés, de 24 años, los ha estudiado en profundidad en el proyecto que ha elaborado para un máster de estudios sobre Asia Oriental de la Universidad Oberta de Cataluña. Cortes achaca el éxito de sus negocios a varios factores. Para empezar, al afán empresarial y al sacrificio por el trabajo, "del que hacen un modo de vida". "Viven para y por el negocio, al que dedican todas las horas que hagan falta", apunta. Otro factor clave es que no se financian a través de la banca, sino que se prestan el dinero entre compatriotas, una fórmula muy provechosa en tiempo de escasez crediticia que explica su auge durante la crisis. Están además "muy bien asesorados" por gestorías españolas que "les llevan todo el papeleo" y les orientan en cuestiones legales.
A pesar de formar un nutrido y pujante grupo económico, este colectivo es un gran desconocido en Zaragoza, donde carece de interlocutores y apenas mantiene relaciones con las organizaciones patronales y de autónomos, debido principalmente a las barreras cultural e idiomática. Vía: El Periódico de Aragón.