CURSO PARA EMPRENDEDORES

Curso de creación y gestión de empresas. Rellena el formulario y recibe información GRATIS ¡ CLIC AQUÍ ¡

viernes, septiembre 24, 2010

Ilusión que no les falte


Trocean fruta y pelan zanahorias. Algún invitado llega de chaqueta, la deja en un rincón y se arremanga ante las tablas de cortar rebosantes de jugo de tomate. Hoy se han reunido para preparar ensaladas, pero pronto se espera de estos jóvenes emprendedores que contribuyan a la rehabilitación del tejido económico del país, un músculo deprimido a la espera de recordar cómo se camina. El evento se llama sexy salad y forma parte de los ejercicios de socialización organizados en Hub Madrid, una nave adaptada al estilo desenfadado de las oficinas de Google, que sirve de espacio de trabajo compartido para 300 emprendedores con proyectos sociales.
Ser emprendedor es una actitud. Por eso, a la pregunta de cómo se reparten las tareas en la cocina, Pablo Gavilán (29 años, fundador y director de Entrelectores, red social de recomendación de libros) responde: "En momentos como este cada uno demuestra su iniciativa". Apabullado por esa ética de la acción, el reportero se enreda y acaba abandonando la cocina tras casi arruinar con una lata de maíz un faraónico proyecto colectivo de ensalada. No todos tienen el gen.
En España hay 1.534.964 empresas en consolidación, según el último estudio del Global Entrepreneurship Monitor España (GEM), Biblia del sector. Los jóvenes son protagonistas en este ecosistema: El 17,8% de los que logran consolidar su proyecto son menores de 35 años (otro 32,6% acaba abandonando). Jesús Iglesias, 28 años, viene de Aranda de Duero (Burgos) y está montando una consultoría de desarrollo sostenible. Representa el perfil de joven tremendamente formado (astrónomo, estudios en Berkeley, trabajos en la industria aeroespacial, máster en desarrollo y sostenibilidad...) y con un proyecto innovador y social. Quiere ser su jefe porque sus proyectos le estimulan más que los que le ofrece el mercado. Solo queda lanzarlo. "En mi empresa somos 10. De momento, soy el único que se dedica a ella a tiempo completo. Hay que ir a por todas, pero con cabeza: no está la cosa como para dejar el trabajo a la primera de cambio".
Vía: El País