CURSO PARA EMPRENDEDORES

Curso de creación y gestión de empresas. Rellena el formulario y recibe información GRATIS ¡ CLIC AQUÍ ¡

sábado, octubre 07, 2006

Paladar para los negocios


Todo comenzó como un proyecto escolar que más tarde se convirtió en una cadena de establecimientos dedicados a la preparación y venta de donas. Ahora busca consolidarse.

Al igual que muchos negocios, Donas Beleki inició su aventura en un garaje de la ciudad de México.
La idea fue parte de un proyecto académico del Programa de Emprendedores del Tecnológico de Monterrey, del que Julio Díaz Romero, su director, era parte.
Hoy día, Beleki es una empresa dedicada a la elaboración de donitas en punto de venta y cuenta además con productos complementarios como café, helado soft, frappé slush, pretzels y helado artesanal italiano.
De esta manera, la franquicia desde 2003 crece a la par que las tiendas de autoservicio como Wal-Mart, Comercial Mexicana y Chedraui.
El primer Beleki en forma se inauguró en 1997 en Wal-Mart Tláhuac, y hoy día no hay apertura de esta cadena donde la franquicia no esté presente.
"Hay puntos de venta que no son muy buenos, ya sea por la ubicación en la tienda o porque los flujos de gente no son los óptimos, pero siempre arrancamos cuando menos con un quiosco porque tenemos un convenio de cuenta nacional con esta cadena", explicó Díaz.
La estrategia que instrumentó para crecer está enfocada en hacer franquicias en tres formatos: quiosco, corner y tienda.
El primero de ellos se sitúa en los pasillos principales de alguna tienda o centro comercial, y se enfoca a la compra por impulso.
El segundo es exclusivo para salidas o entradas principales del centro comercial; su ventaja es tener dos frentes y sirve como punto de referencia.
"A éste podemos agregar una variedad más completa de productos", explicó Díaz Romero.
El formato de tienda tiene toda la gama de productos Beleki, y según su director, es ideal para las principales plazas comerciales de una ciudad. "Con este el objetivo es lograr mayor afluencia, presencia e imagen corporativa. Aquí nuestros clientes gozan incluso de algunos asientos", refirió.
Su esquema exige una inversión inicial de entre 15 mil y 45 mil dólares, dependiendo del tamaño del local y del formato de franquicia. Este costo incluye la maquinaria, asesoría para ubicar el local, insumos para arrancar el negocio, capacitación inicial y la cuota de franquicia, que sólo se paga una vez.
Un negocio que se antoja
Para ser franquiciatiario exige se cuente con capital, garantía o acceso a fondos equivalentes a por lo menos 1.3 veces el monto de la inversión total de lo que denomina como franquicia individual.
La aportación que el franquiciatario realiza en regalías operativas es de 10% sobre las ventas, de las que 3% se utilizan para fondear su estrategia publicitaria y de promocionales.
"Recuerdo mucho que decidimos hacer la franquicia cuando ya contábamos con 27 establecimientos, ya no nos dábamos abasto. Buscamos asesoría y fue cuando se decidió que se franquiciaría la marca. Una de las cosas que más trabajo nos costó fue aceptar que ya no venderíamos donas, sino servicios a nuestros franquiciatarios", reveló Díaz, que hoy cuenta con 28 años de edad, asegura que 2006 lo concluirá con más de 130 establecimientos y planea tener 400 tiendas en 2010. Para ello ejecuta un plan que contempla empezar la construcción de su cadena de suministro. Así, en un mes más inaugurará su primera planta productora de helados en el estado de México, lo que le exigirá una inversión de poco más de un millón de pesos. Este sólo es el primer paso para comerse el mercado a mordidas.
Vía: El Universal.México; blogalaxia,tags:
más en...mundo empresarial