CURSO PARA EMPRENDEDORES

Curso de creación y gestión de empresas. Rellena el formulario y recibe información GRATIS ¡ CLIC AQUÍ ¡

miércoles, diciembre 24, 2014

Consejos para minimizar el riesgo en tu negocio

Como emprendedor, te vas a encontrar con muchas preocupaciones y dudas a la hora de gestionar los problemas que vayan surgiendo en tu negocio. El emprendimiento es arriegado por naturaleza, pero, afortunadamente, existen medios para minimizar dicho riesgo. Estos son tres consejos para lograrlo:
  1. Planificar y medir esfuerzos. Cuanta más planificación lleves a cabo, menos perdido te sentirás más tarde, cuando necesites echar mano de un plan de acción responsable, ya sea tras obtener unos buenos resultados o por encontrarte en un momento de desesperación. Si has pensado seriamente en lanzar un negocio, sin duda habrás estado trabajando en un plan empresarial, que deberás ir descomponiendo en cada una de sus partes, una vez preparado para ponerte en marcha. Elabora cada detalle, información específica, plazos y previsiones. Si tu empresa ya está funcionando, deberás redactar un plan estratégico global al año, y basándote en el mismo, incorporar el personal adecuado para tu negocio.
  2. Asociarse con un experto. Es posible minimizar parcialmente el riesgo del plan estratégico a largo plazo si trabajas con un auditor interno que pueda evaluar los riesgos en tu empresa. Además, los auditores internos ayudan a garantizar que se cumplan los procedimientos y reglamentos, a priorizar de manera eficiente la respuesta a los riesgos que se identifiquen, y a mejorar el resultado de todas estas respuestas, evitando que produzcan efectos adversos. Para gestionar todo el tema financiero de un negocio, lo mejor es contratar a un profesional que podrá poner tu empresa al día y advertirte de los riesgos futuros, sujetos a las tendencias del mercado, los factores económicos, o el gasto empresarial.
  3. Maximizar los logros. Microsoft es una de las empresas de más éxito de la historia, y sin embargo, su trayectoria no ha estado exenta de altibajos, que ha logrado superar gracias a su capacidad de maximizar sus éxitos. Podrías llevar a cabo una estrategia similar, contando con suficiente personal para ofrecer un excelente servicio al cliente, y trabajar de forma constante en la mejora de los procesos empresariales. Es cierto, tu negocio no dejará de tener debilidades, que deberán evaluarse y hacer los ajustes necesarios, pero no debes olvidarte de tus fortalezas. Si maximizas tus fortalezas, lograrás que la empresa no sea tan vulnerable frente a los contratiempos.   Fuente: Cinco Días