CURSO PARA EMPRENDEDORES

Curso de creación y gestión de empresas. Rellena el formulario y recibe información GRATIS ¡ CLIC AQUÍ ¡

martes, enero 14, 2014

¿Inventas o emprendes?

Thomas Edison, el inventor –o emprendedor– al que se le ocurrió decir que no había inventado la bombilla sino mil formas de no hacerlo, no sólo es un paradigma de cómo sacar partido del fracaso. También es un ejemplo de que lo importante es poner en marcha una idea.

 Las ocurrencias que interesaban a Edison eran aquellas que se podían comercializar. De hecho, su gran triunfo con la lámpara incandescente de filamento de carbono fue precisamente convertirla en un negocio. Quizá por ello Edison prefería considerarse emprendedor antes que inventor, aunque él es también un ejemplo de emprendedor-innovador, igual que lo fueron los hermanos Wright (inventores e innovadores del aeroplano), George Eastman (fotografía personal), Samuel Colt (revólver) o Alexander Graham Bell (teléfono). No es lo mismo: aunque en ambos casos las ideas originales son un denominador común, la acción y la capacidad para hacerlas realidad y convertirlas en un negocio rentable distinguen al emprendedor del inventor.

 Si la prioridad son las ideas estamos ante el segundo, y no ante un creador de empresas que innova. Suele decirse que si todo dependiera de una idea verdaderamente original, que nadie haya tenido antes, el número de emprendedores podría contarse con los dedos de ambas manos. En general, los inventores creen más bien en nuevas soluciones, mientras que los emprendedores prefieren trabajar con las ya existentes. La mayor parte de emprendedores con éxito no empezaron su aventura empresarial con una idea verdaderamente inédita y extraordinaria. 

*Lo normal en un emprendedor es que descubra nuevos sectores o que invente filones de negocio que nadie podía imaginar, creando de paso profesiones que no existían. 

*Hay innovadores que se inspiran en las ideas del pasado y son capaces de rescatar conceptos o negocios que tuvieron éxito un día y hoy, readaptados, implican un triunfo. 

* En otros casos, los emprendedores reactivan sectores en declive o negocios obsoletos que reviven con ese impulso fruto de su inspiración. 

* No penalices el fracaso. La innovación requiere experimentación, y esto te puede conducir a fallar. El error será un paso adelante si estás seguro de que cada intento sigue un plan bien concebido. Debes crear una cultura que recompense la innovación y la experimentación, en la que el fracaso sea visto como una experiencia de aprendizaje. 

* Tampoco es una insensatez recurrirr a ideas aparentemente descabelladas. La clave está en la visión del emprendedor y en su capacidad para ejecutarla. Muchos inventores tildados de locos han superado las críticas y el qué dirán. Y también muchos emprendedores han logrado triunfar a pesar de quienes critican sus proyectos y los consideran irrealizables. En la base de esto está no temer al fracaso ni a explorar nuevas posibilidades.

 * Más que inventar se trata de adaptar conceptos que funcionan en el sector que has escogido para emprender. 

* Debes tener en cuenta que una ocurrencia original siempre puede mutar. Hay proyectos que nacen sobre la base de una idea y terminan siendo otra cosa. Procura no enamorarte demasiado de la idea principal que has tenido, al menos hasta el punto de que eso te impida aceptar que va cambiando.