CURSO PARA EMPRENDEDORES

Curso de creación y gestión de empresas. Rellena el formulario y recibe información GRATIS ¡ CLIC AQUÍ ¡

miércoles, septiembre 19, 2012

Emprendedores a la fuerza

Un modelo de negocio innovador. Esto es lo que marca la base del buen emprendimiento. Es decir, el montar un negocio con posibilidades reales de que sea rentable y de que se mantenga en el tiempo. Como cualquiera puede imaginar, la idea es importante, pero no lo es todo e incluso puede no llegar a ser nada. La mayoría de las ideas nunca llegan a ponerse en marcha, coinciden los expertos, aunque sean fantásticas. El mundo está lleno de buenas ideas, pero lo importante es llegar a ejecutarlas. Ahí está el ejemplo de Facebook. La idea no es gran cosa, básicamente una vía de contacto de antiguos alumnos: lo que hace que sea impresionante es la ejecución. ¿Y un nuevo proyecto empresarial debe estar ligado a la tecnología? Pues no necesariamente. La tecnología debe servir para cambiar la forma de hacer las cosas, de una manera más eficiente y barata y sin perder calidad.


Con pautas como estas arrancan las respuestas de los expertos a los interrogantes que se plantea una nueva clase de emprendedor, el que emprende por necesidad, porque han acabado en el paro o afectados por un gran recorte salarial en su empresa. Buscan huecos por los que colarse en el mercado, en los sectores que conocen y tienen ahora tiempo para dedicarse a ello, con la esperanza de poder convertir los problemas laborales en oportunidades de futuro.
Al inicio de la crisis, entre 2008 y 2010 bajó la actividad emprendedora en España, pero el pasado año se produjo el efecto contrario, según apunta sobre España el último informe del Global Entrepreneurship Monitor (GEM). Es anual y el último se hizo en 54 países. Este estudio sitúa la tasa de actividad emprendedora de 2011 en un 5,8% de la población española de 18 a 64 años, lo que supuso un incremento del 35% respecto al año anterior. No es un síntoma de “recuperación económica”, advierte el informe para evitar conclusiones erróneas; la actividad emprendedora se ha ampliado en parte por “iniciativas promovidas por la necesidad y el desempleo”.
Fuente: El País