CURSO PARA EMPRENDEDORES

Curso de creación y gestión de empresas. Rellena el formulario y recibe información GRATIS ¡ CLIC AQUÍ ¡

domingo, junio 10, 2012

Emprendedores con cielos abiertos

Si en los estados financieros de Nediar (Colombia)se pudiera cuantificar la pasión por lo que se hace, seguramente ése sería el mayor activo de los creadores de esta empresa de servicios en tierra para el sector aeronáutico que levanta vuelo desde el Parque del Emprendimiento (Parque E).

En una pequeña mesa, al fondo de este espacio que se convirtió desde hace 5 años y medio en incubadora de negocios de alta innovación, están sus dos creadores a punto de terminar una reunión.

José David Ospina Restrepo (gerente General, 30 años, estudioso) y Óscar David Henao Merchán (director de Proyectos, 29 años, docente y aprendiz), cruzan ideas y repasan tareas cargadas de palabras técnicas, nombres de aparatos raros, sistemas llamados por iniciales. Y lo hacen con un gusto que recuerda a los mejores amigos de la infancia jugando juntos a recrear un mundo en que no hay imposibles.

Ambos egresados de la Universidad Pontificia Bolivariana son muestra de ello en el último año y medio, desde que decidieron crear su propia empresa para ponerle polo a tierra a los productos y servicios que de tiempo atrás vislumbraban necesarios para un sector en crecimiento en Colombia y América Latina.

"Las aerolíneas pagan mucho en el exterior por entrenar a sus tripulaciones de vuelo, importan equipos y partes que resultan costosos, cuando se pueden desarrollar aquí con innovación, calidad y valor agregado", cuenta José.

Levantando vuelo
Esa visión del negocio fue premiada el año pasado en el concurso del Parque E y pasaron en noviembre de tener sus casas por sede, a ocupar una de las oficinas en esta iniciativa de la Universidad de Antioquia y el Municipio de Medellín, ubicada en el barrio Sevilla.

"La primera gran victoria de Nediar fue haber sido seleccionada para estar en Parque E, porque nos han dado mucho acompañamiento para organizar nuestro manejo administrativo, financiero, afinar la visión de negocio y son un respaldo de credibilidad ante los clientes", comenta Óscar David, quien también es docente y trata de demostrar a sus alumnos que con pasión se puede lograr todo.

Hoy el equipo de Nediar ya lo componen cuatro ingenieros y un tecnólogo en mantenimiento de aeronaves que trabajan en soluciones asociadas a la seguridad, confiabilidad y formación para la aviación comercial y militar.

Eso quiere decir que están en capacidad de hacer lo que cualquier mortal supondría que es exclusivo de grandes empresas en países desarrollados: piensan desde el montaje de un simulador de vuelo que reproduce en tierra las situaciones de la operación normal y en emergencia de un avión, pasando por soluciones tecnológicas que hagan mucho más eficiente el mantenimiento de aeronaves, hasta fabricar herramientas para facilitar la operación aérea.

Y todo eso lo vieron posible José y David cuando se conocieron estudiando su posgrado en ingeniería aeronáutica, sumando la experiencia laboral de cada uno en el sector, compartiendo una afición silvestre por la aviación y atreviéndose a dar juntos el paso de pasar de empleados a empleadores.

Los primeros vuelos
El primer gran reto de Nediar llegó cuando Indaer, un taller aeronáutico local, los contrató en junio de 2011 para automatizar los sistemas electrónicos de un simulador para auxiliares de vuelo en la Academia Antioqueña de Aviación.

Ese proyecto concluyó en febrero pasado y fue la carta de presentación para abrir puertas con aerolíneas nacionales e, incluso, internacionales. De hecho, ya viajaron a un país vecino donde una de las empresas aéreas más importantes de la región les encargó el desarrollo de varias soluciones innovadoras, a partir de los cuales se podrán ofrecer otros proyectos.

"Estamos muy contentos, porque los resultados de nuestro trabajo se comienzan a ver en el extranjero y son la plataforma de futuros negocios, con tan solo un año y medio que lleva la empresa", comenta con entusiasmo José.

Al mismo tiempo, trabajan para una alianza entre la Incubadora Génesis y la base de de la Fuerza Aérea, en Rionegro, para dar el soporte de ingeniería a varias empresas metalmecánicas del Oriente antioqueño en la sustitución de importaciones de partes y equipos aeronáuticos.

Innovar juntos
"Somos unos convencidos de que la innovación no es un trabajo en solitario, que en nuestro medio solo es posible innovar juntos, creemos en la asociatividad y ya hemos visto los resultados", agrega Óscar.

Pero los retos son muchos para esta joven empresa de base tecnológica que ha comenzado a cultivar una credibilidad hecha a pulso de trabajo y ante negocios de alta innovación que no se concretan de la noche a la mañana.

Los emprendedores de Nediar son concientes de que alcanzar la velocidad crucero de este viaje requiere de aprendizajes cotidianos que superen la idea técnica y toca las rutas necesarias del mercadeo, en lo que han aprendido mucho de la mano de los gestores empresariales de Parque E.

"Queremos seguir creciendo, tener más clientes, desarrollar más productos, generar más empleos y tenemos claro que debemos salir del Parque para que otras empresas tengan la oportunidad de incubarse aquí", concluye José con la convicción de que su aspiración de emprender ya tiene los cielos abiertos.
Fuente: elcolombiano.com