CURSO PARA EMPRENDEDORES

Curso de creación y gestión de empresas. Rellena el formulario y recibe información GRATIS ¡ CLIC AQUÍ ¡

lunes, noviembre 21, 2005

Los emprendedores viven en el medio rural y tienen pocos recursos, según un estudio

El informe GEM estima que en la región las empresas jóvenes pueden crear más de 121.000 empleos en cinco años La inversión media necesaria para poner en marcha un negocio propio en la comunidad es de 60.000 euros

La media regional de emprendedores entre 18 y 65 años se sitúa en el 4,55%, lo que significa un porcentaje por debajo de la media nacional (el 5,52%), pero más elevado que los valores de naciones como Alemania (4,47%), Finlandia (4,39%) o Italia (4,32%). Esta cifra viene respaldada por el informe GEM (Global Entrepreneurship Monitor), una prestigiosa radiografía económica que analiza la situación por la que pasa un territorio en relación con la facilidad para que aparezcan personas emprendedoras que pongan en marcha su negocio o su empresa. El estudio se ha encargado en los últimos años de los valores nacionales e internacionales y, por primera vez, toma Castilla y León como universo de su muestra. Un equipo de la Universidad de León se ha encargado del informe, para lo que ha contado con la participación de la Dirección General de Estadística del Gobierno autonómico.El dato más relevante es que en Castilla y León hay aproximadamente setenta mil personas involucradas en algún tipo de actividad empresarial y que viven mayoritariamente en zonas rurales, algo que contradice la tónica nacional. Más en los pueblosEl 69% de los emprendedores de la región residen en pueblos, y tan solo el 31% restante lo hacen en ciudades. En cambio, los datos que hacen referencia a todo el país dicen todo lo contrario, porque tres de cada cuatro emprendedores habitan en las ciudades (el 74%). La explicación se encuentra en los altos índices de paro que se suelen dar en los núcleos rurales, cuyos habitantes a veces eligen esta opción para salir del paro. El estudio consigna además que más del 90% de las empresas en el medio rural se han instalado allí por «necesidades de subsistencia». Esta distribución geográfica se percibe menos en Valladolid, Palencia y Burgos, donde el volumen de emprendedores que viven en la ciudad y en los pueblos casi se equilibra.A las mujeres que viven en la comunidad todavía les cuesta aventurarse en el mundo empresarial y convertirse en trabajadoras independientes. Los hombres son mayoría. Suponen el 68% de los casos y cumplen el siguiente perfil: tienen entre 35 y 44 años de edad, nivel educativo básico -el 65 % de ellos no llegó a los estudios secundarios- al igual que un nivel de renta bajo.Las mujeres que se convierten en emprendedoras suelen ser mayores que los hombres, en una horquilla entre los 45 y 55 años, pero pese a su menor presencia, Castilla y León es la segunda región donde más féminas ponen en marcha sus empresas en relación con los hombres. Tan solo Cataluña está por encima de la región, que comparte privilegio con la Comunidad Valenciana.InversionesSi se echan cuentas de lo que cuesta invertir en una idea emprendedora, el gasto medio en Castilla y León, según el GEM, supera ligeramente los 60.000 euros. Conseguir el dinero necesario suele ser una de las principales trabas que asusta a los interesados. La mayoría de las veces, la financiación que no llega a través de bancos o ayudas oficiales se consigue con préstamos que realizan los propios familiares directos. La cuarta parte de las compañías que nacen en la región o tienen menos de dos años de vida no llegan a tener más de cinco trabajadores, incluido el propio emprendedor. Aún así generan el 20% de todos los puestos de trabajo que existen en Castilla y León.Los expertos ven un gran potencial en estas compañías a la hora de ser el gran pulmón de la comunidad autónoma en cuanto a su expansión generando empleo y recortando las listas del paro. Se estima que pueden llegar a generar 121.000 nuevos puestos de trabajo en los próximos cinco años.

Vía:Oscar Villaroel.Castilla y León.Spain