CURSO PARA EMPRENDEDORES

Curso de creación y gestión de empresas. Rellena el formulario y recibe información GRATIS ¡ CLIC AQUÍ ¡

lunes, junio 02, 2014

Cualidades de un buen emprendedor


Fran Barbero en nuevosemprendedores.net  indica que  muchos emprendedores  lo son sin saberlo y se lanzan al mercado sin tener idea de todo lo que les espera y de lo duro que puede ser el negocio. Otros sin embargo, piensan mucho antes de tomar el paso y sobretodo se evalúan si tendrán la fortaleza y las cualidades necesarias para llegar al éxito. Un equipo de Eckeard College, hizo una prueba a través de distintos estudiantes a través de un test en el que se basaba en 72 preguntas para determinar cuáles eran las variables que identificaban a un buen emprendedor de uno que no lo era. Para eso, luego de probar las preguntas con los estudiantes, se le hizo elmismo test a más de 300 empresarios. Veamos aquí algunas de estas variables, ya que si tienes la mayoría de ellas, puedes dar el paso sin miedo ya que tienes habilidades para ser emprendedor.


Flexibilidad:

Muchos emprendedores le dan a sus empleados el poder de la flexibilidad. Así lo demuestra Google, permitiendo que sus empleados utilicen parte del 20% de su tiempo en proyectos personales a desarrollar dentro de la misma empresa. Este tipo de sistema genera una flexibilidad y compromiso para con el negocio muy importante ya que así lo ven los emprendedores jefes y así es como quieren que lo vean los demás. Es por eso que estos emprendedores tienen mucho éxito en un estilo de trabajo distendido que no sigue una reglas paso a paso y sin embargo no tienen tanto éxito cuando realmente deben seguir unas reglas fijas.

Independencia:

Cuando un emprendedor tiene una personalidad más bien reservada o va en contra de lo que piensan los demás, se siente más seguro trabajando de forma independiente porque así, no tendrá que depender de los demás para llegar a su objetivo. Este tipo de emprendedores ama la libertad y el poder elegir qué hacer en cada momento sin perder nunca su objetivo y es así como obtienen seguridad en todas sus decisiones.

Riesgos:

Hay un tipo de emprendedores que son de actuar rápido. Estos se caracterizan por tomar riesgos para llevar a su empresa o startup al éxito lo antes posible y así explotar al máximo su potencial. Lo vimos con Facebook y con Instagram haciendo que en poco tiempo, estas redes sociales se vuelven mundialmente conocidas. Estos emprendedores no buscan el éxito infinito sino en un momento y poder explotarlo al máximo cuando les llegue.

Inconformidad:

Cuando un emprendedor es inconformista esto le va a llevar a sobresalir frente a los demás, porque trabajará muy duro para demostrar que su visión, que es muy distinta a los demás, es buena y que con ella puede alcanzar todos los objetivos que se plantee. Ese fue el caso por ejemplo de Steve Jobs.

Apasionado:

Es una constante, un emprendedor es una persona apasionada por lo que hace, que cree en su idea y en sus convicciones por encima de cualquier otra cosa. Sin esa pasión sería imposible contagiar al resto del equipo de trabajo y atraer todo aquello que desea.

Triunfar:

La mentalidad triunfadora es fundamental, ya que hará que supere cualquier obstáculo y llegue a grandes metas. No se trata de pensar en pequeño, se trata de pensar en grande y así llegar al máximo claro que para ello este tipo de emprendedores tiene que estar dispuesto a hacer muchos sacrificios para alcanzarlos.

Ideas:

Un emprendedor vive creando ideas que revolucionen el mercado y que le den al usuario y al cliente aquello que le hace falta. Así lo veía Bill Gates o Steve Jobs. Llamar la atención, ser diferente. Suelen ser fanáticos de las lluvias de ideas y es allí donde encuentran la solución o el punto que les faltaba para cerrar esa idea que tenían en mente.

Ejecución:

Con una buena idea solo no hacemos nada. La habilidad de un emprendedor esta en poder llevar esa idea a la ejecución y así llegar al éxito, de lo contrario no sería un emprendedor sino sería una persona con buenas ideas que podrían ser un negocio. Esa es la diferencia entre un emprendedor exitoso y otro que tiene actitud para hacerlo pero no la valentía para ejecutarlo.